El comienzo de todo

En mi familia somos cinco, y dos de nuestros integrantes tienen Asperger. Marcelo tiene 12 años y Ricardo tiene 11 y no, no estábamos preparados para lo que se nos venía, los retos, el tratar de incluirlos, el bullying y más importante aún entenderlos. Todos los días en mi casa se aprende algo nuevo de Marcelo y Ricardo, todos los días es esperar ansiosos a que lleguen del colegio y ver cómo les fue (obviamente queremos saber si hubo bullying, si los niños fueron buenos con ellos, queremos saber TODO) y ellos nos responden por ‘cucharitas’ su día en el colegio.

Cuando mi mamá salió embarazada de Marcelo todos lo esperábamos, la familia entera estaba emocionadísima y cuando nació recuerdo que lloré al verlo tan perfecto, y hasta ahora lo es. Cuando nació Ricardo fue una sorpresa pero igual estábamos tan contentos de tenerlo que no había más tema de conversación que Ricardo. Cuando tienes un niño con Asperger no te das cuenta hasta los tres años de edad, con suerte, porque piensas que es tímido o asustadizo. A nosotros nos pasó eso y por eso fue todo más complicado porque puedo asegurarles nunca pensamos que Marce tendría Asperger y menos que Ricar tendría Autismo de alto funcionamiento.

Una vez mi mamá le preguntó a un doctor por qué todos tenían un hijo asperger y por qué ella dos. El doctor sonrió y le dijo que era una ruleta y que a nosotros habíamos sido premiados dos veces. ¿Saben qué? Sí tuvimos suerte en esa ruleta, el abrazo de ellos es el más sincero que he recibido en mi vida, estamos seguros que nunca nos harán daño, pero lamentablemente a ellos posiblemente sí.

Por eso es esta web, está inspirada en ellos y en nuestra familia, esa familia que sí los acepta como son (literalmente), para sus profesores que a veces no sabían cómo llegar a ellos y se daban el tiempo de buscar técnicas para ayudarlos, a los padres de familia que nos apoyaban con sus hijos para frenar el bullying o simplemente ser sus amigos.

Así fue nuestro comienzo, aún no sabemos cómo será la vida para Marcelo, Ricardo y ningún niño Asperger, pero lo que sí sabemos y aseguramos es que si todos ponemos de nuestra parte Marce, Ricar y más niños Aspies tendrán más oportunidades en todo sentido.

Así que Marcelo y Ricardo, cuando lean esto estén contentos porque lo vamos a lograr.

Foto: Alejandra Núñez de la Torre Correa